casa Pitahaya

 

hacer equipo

En la construcción como en casi todo, el producto final – en este caso una casa – solo es posible gracias a la participación de un equipo de talentos y tareas.

Diseñar, ayudar, dirigir, ocuparse del tema eléctrico, jardín o carpintero son circunstancias de la vida y del camino que a cada quien le tocó andar; pero es evidente que todas y cada una son igualmente necesarias para la obtención del objetivo final.

No podríamos entrar a la casa si nadie retiro el escombro…. o de que serviría un baño si el agua no llega, una lampara sin energía.

Es lógico que algunas funciones sean más cotizadas que otras pues requieren de formación o experiencia. También que cuando uno empieza, lo haga con tareas de todo tipo para de esa forma ir capacitándose, mejorando, conociendo y adaptándose al entorno y equipo.

Pero lo que no es lógico ni está bien es pedir que la gente lo haga sin recibir un justo precio a cambio. Y por justo no es solo que las partes lo acepten por aquello de las circunstancias de la vida o que así es el sistema, ni tampoco se trata de socializar o hacer publico nada que sea privado. Justo todo lo contrario, hay que aspirar a mejorar a todo el entorno, a motivarlo para que hagan buena la circunstancia que les toco vivir. Para eso más que dinero lo que hace falta es voluntad, y la noble tarea de encontrar el beneficio en ver como otros progresan.

Mejorar en todos los sentidos, para que cada quien cuando siga por su camino lo haga con renovados talentos, experiencias y agradecido por lo vivido. Como sociedad necesitamos una redefinición de las relaciones laborales, ocuparse mas por el bien individual de las personas que participan y dejar esa obsesión por el rápido beneficio, por acumular en los bancos…. que para tantos, todo justifica.

Hay que dejar de justificar en el “trabajo” actos de dudoso beneficio. Son tiempos de cambiar prioridades. Mas cooperación y consciencia, mucha menos competencia.

Como siempre, a todos en el equipo. GRACIAS

 

vecinos cordiales y densidad permitida.

A todos nos gustaría tener un gran jardin que separe de vecinos y mirones. Un jardín lleno de palmeras y plantas, un jardín tropical.


Vegetación que da intimidad y permite espacios para uso privado. Plantas que mantienen el ambiente más fresco y agradable.

Pero para poder circular alrededor de la casa, pasear, disfrutar de árboles y jardín en un lote urbano solo es posible sacrificando metros de contruccion y no llegando nunca a las densidades (cantidad de metros que se pueden construir) autorizadas.


A mi no me importa la densidad como a la mayoría de los constructores, quizá sea por qué no me considero uno. Lo que me importa es la naturaleza y me gustan los árboles adultos, que ya estaban.


No hay que ser visionario para darse cuenta que en futuro próximo, con todo lo que está pasando en el mundo, lo que de verdad tendrá valor serán los árboles y espacios naturales.

La densidad de construcción permitida es otro de esos conceptos creados por el hombre con el fin de controlar y sacar beneficio. Pero como en tantos otros temas nunca dimos voz al verdadero interesado… el planeta tierra 🌎

Tulum es mucho más

Para la mayoría Tulum es el nuevo destino vacacional de moda en Mexico y el mundo. Aparece en prensa, la gente habla, crece rápidamente y cambia. Pero Tulum vive desde hace mucho tiempo y sin duda es mucho más que solo eso.  Ya lo decían las crónicas de los primeros europeos que navegaron frente a sus costas, que lo comparaban con Sevilla, lo que en los siglos XV y XVI no era poca cosa.

PLANO DE SEVILLA 5

sacado de internet, Sevilla en tiempos de llegada de los Europeos a Tulum

Escribo por que lo siento y algo he investigado, no por que sea experto. En la confianza que con ello se abrirán puertas que me permitan conocer mas de Tulum, los Mayas y sobre que tiene esta tierra que hace al visitarla sentir a todos de manera especial. 

No busco convencer a nadie, solo ejercer mi derecho a abrir la boca y poner atención en algo real que sin duda como Mexicano creo que merece ser cuidado. Me motiva México y lo aquí vivido, familia, amigos, Tulum, su energía y gente. También las cada vez mas frecuentes preguntas o historias que tengo que escuchar. 

img_2279

A que me refiero cuando digo -sentir de manera especial-; verlo es fácil, basta con salir a pasear y mirar a las caras de turistas o amigos. Se ven sonrisas sinceras, contentos, viviendo el momento, disfrutando, con ganas de regresar aun antes de haberse ido. Sentirlo también, lo hacemos a diario; nunca vivi en lugar donde tanta gente se alegre tan frecuentemente de vivir donde vive. Los que dejan de alegrarse se van y de esos también los hay.

Lo que sentimos es una energía que engrandece, que hace ser, algo que se mueve dentro y no es fácil describir pero se siente presente y se siente fuerte. El destino y su naturaleza lo facilita, cada quien tiene sus lugares, algunos se van contaminando, pero otros se fortalecen. El turista que lo quiere pasar bien lo pasa muy bien, como nunca; si lo que quiere es excederse… también por supuesto, pregunten si no a los de las ambulancias sobre el creciente numero de intervenciones por sobredosis. Así de sencillo.

A fin de cuentas la ciencia ya nos ha dejado bien claro que todo es energía, que si reducimos lo que sea a su mas mínima partición llegamos a energía. Energía, que en Tulum se multiplica tanto para bien como para mal, da igual. Ayer una amiga cenando me decía; “aquí el karma pega y pega rápido, unos se van y otros lo disimulan, pero que pega pega” y tiene toda la razón.


Será por que que aun no llega el desarrollo (irónico seria), o una herencia de los antiguos Mayas y sus Dioses, o que estamos sobre un portal interdimensional, o que vivimos sobre y rodeados de agua, o que no hay contaminación y la naturaleza es impactante, o una suma cualquiera de lo anterior y algún motivo mas que olvido. El tiempo dirá…


De momento una idea. Tiene que ver con los Mayas, su sabiduría y como muchas veces injustamente los criticamos pues sus velocidades o ritmos son otros. No será que ellos si entienden lo que pasa y viven en consecuencia. 

Mi opción es, respetar, observar, adaptarme y si puedo ayudar, hacerlo. Es evidente que el modelo de desarrollo occidental basado en acumular y continuo crecimiento es insostenible; los Mayas al igual que otras etnias de America hace tiempo que nos lo dicen… como hombres blancos tenemos que pedir perdón por tanta ofensa y sobre todo escuchar. Aprehender a escuchar a la naturaleza en su totalidad, no solo a los que se ven como nosotros. 


Tulum es por si solo. Las cosas cambian, pero no importa los demás seguimos siendo solo invitados. Su energía es fuerte, si no te adaptas, Tulum te invitara a seguir por otro lado. 

vistas que no tienen precio

Ver cómo un tucán come libremente de una fruta que ahora crece del humedal de tu jardín es un lujo. Se siente bien!!

Tengamos presente que aquí los nuevos somos nosotros los humanos, que está es su tierra desde siempre y por lo tanto lo lógico es compartir papaya y cuidar a los tucanes y todo en la naturaleza.


Tulum crece sobre la selva y eso es inevitable. Pese a eso aquí están los árboles y la fauna; el reto la coexistencia.


La papaya de la foto crece entre un bosque de plátanos que plante en la primera casa que hice. Platanos y papayas se riegan con aguas tratadas de esa misma casa. Con el Tucán y otras aves se cierra el circulo natural, que bonito verlo, ser parte y tener el tiempo para apreciarlo. Gracias

nada como usar local para crear identidad – Tulum lo merece

Con todo lo que esta pasando en el mundo, hay que intentar buscar soluciones locales. Yo lo hago en mis casas, es posible, e invito a que cada quien, donde pueda, haga lo mismo.

Para empezar por que así apoyamos a nuestros vecinos y a la comunidad donde vivimos, lo que nos afecta directamente; pero también por que de esa manera reducimos el impacto final de nuestro consumo sobre el planeta lo que aunque aun no nos lo digan es algo sobre lo que tendríamos que haber empezado a ocuparnos ya hace unos años.

Viviendo en Tulum, y siendo lo mío esto de hacer casas la cosa esta fácil y divertida. Buscar soluciones caseras de calidad a necesidades cotidianas se ha convertido en otro de mis pasatiempos favoritos.

img_1472

 

México es un gran país de rica y milenaria historia, donde la naturaleza pone a nuestra disposición materiales minerales y vegetales de extraordinaria calidad; que han sido utilizados a lo largo de los tiempos para construir y dar cobijo.

img_1474

 

El desarrollo y las prisas que también aquí la mayoría tienen por hacer dinero, hace que queden cosas por el camino que uno disfruta buscando, rescatando y usando. Los huéspedes disfrutan estos detalles y los propietarios también. Le da un toque Tulum… le da valor.

Tulum merece que seamos fiel a su estilo, ese que en espíritu durante años reino en la playa y ahora lucha por sobrevivir. Merece que cuidemos sus arboles y que se ponga de moda usar menos densidad de la permitida. Eso quizá suponga alargar un poco el plazo de retorno para los que hacen esto por dinero, pero permitiría consolidar un destino para un tipo de turismo mas educado y dispuesto a pagar por los servicios de calidad.

rescata, restaura y recicla

Prefiero evitar terminología corporativa, pero si hay una actividad importante que toda empresa o gobierno de cualquier país tiene que cuidar es su R&D (research & development).

Como se están poniendo las cosas, sospecho que pronto tendremos más “R’s” y lo antes que se haga lo mejor.

Rescata – porque hay mucho material abandonado

Restaura – porque antes las cosas se hacían mejor.

Recicla – porque hay que alargar la vida útil de los materiales que sacamos de la tierra.

Vivimos en un planeta finito, con recursos limitados, no podemos seguir explotando y pensar que no va a pasar nada. Es un tema de equilibrio, y nosotros lo estamos rompiendo. Todo suma, todo cuenta.

El logo se me acaba de ocurrir y si a alguien le gusta le invito a que lo copie. Si algún listo intenta lucrarse… que se sepa que es un listo ✅.

Gracias 🙏🏽